Home
Hugo Heusch, responsable de prensa de la Cambra de Comerç de Barcelona, en la Univeristat de Vic

Hugo Heusch, responsable de prensa de la Cambra de Comerç de Barcelona, en la Univeristat de Vic.
© Marta Escobar Martí

[Llegeix la crònica en català aquí]

(Jueves, 14 de marzo de 2013)

Por el momento, la institución se mantiene al margen de los temas políticos porque su objetivo es ayudar a las empresas catalanas a formarse y a darse a conocer pero las anima a apostar por la internacionalización

MARTA ESCOBAR MARTÍ

El presidente de la Cambra de Comerç de Barcelona, ​​Miquel Valls, manifestó el pasado lunes 11 de marzo en una entrevista en El Punt-Avui que la obligación de la Cambra es “respetar lo que dice el pueblo catalán” y “estar al lado del gobierno de Catalunya “. Sin embargo, dejó claro que “nunca manifestaremos posiciones políticas más allá de defender los intereses de las empresas en relación con el gobierno español”.

En este sentido, Hugo Heusch, responsable de prensa de la Cambra, ratificó las declaraciones de Valls durante una charla a los estudiantes de Periodismo Económico en la Universitat de Vic el pasado jueves 14 de marzo. Al ser preguntado por la posible influencia del debate soberanista en las ventas de Catalunya al resto del mercado español, Heush corroboró que “la Cambra representa empresas, no representa personas ni puede posicionarse en temas políticos ni sindicales”. Es por esto que aseguró que, de momento, “la Cambra ni detecta ni detectará boicots a no ser que la cosa sea tan brutal que le interese entrar en funcionamiento como fue con el boicot al cava en 2005”. Y es que “cuando un problema político afecta a la economía, entonces sí que opinamos”, prometía Heusch, al tiempo que garantizaba que, en su opinión, el debate soberanista “no está afectando” a las empresas.

Según la encuesta presentada por la Cambra de Comerç de Barcelona en noviembre de 2012, en la que participaron 802 empresas -entre pequeñas, medianas y grandes-, nueve de cada diez -el 89,5% – declararon no experimentar más dificultades en las relaciones comerciales por el mero hecho de representar a una empresa situada en Catalunya. La encuesta también reflejaba que un 61,8% de la muestra opinaba que “Catalunya con un estado propio dentro de la Unión Europea no tendría consecuencias económicas significativas para su empresa” o, incluso, que estas serían “positivas”.

Sin embargo, el comercio y la manufactura son los sectores que, ya en la actualidad, presentan más impedimentos a la hora de establecer relaciones comerciales. Heusch alegaba que lo más importante es que estas empresas se internacionalicen. “El problema”, aseguraba, “es el tamaño de la empresa” y “tener un producto que sea rentable”, es decir, no tener que contratar más personas sólo para que hablen la lengua del país al que se quiere exportar. “Una empresa de diez trabajadores no puede tener diez comerciales”, bromeaba. “Las empresas que no están exportando es porque tienen un problema estructural, de concepto de empresa”. Y es que, al margen del camino que ha puesto en marcha el gobierno de Catalunya, para poder exportar “hace falta innovar” y la empresa “debe ir hacia lo que necesita el cliente” y “lo que te pide el mercado “.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s