Home
Secretario General de FITEQA-CC.OO. en Catalunya

Vicente Pardina, secretario general de FITEQA-CC.OO. en Catalunya.
© FITEQA-CC.OO.

[Pots llegir l’entrevista en català aquí]

(Martes, 19 de febrero de 2013)

MARTA ESCOBAR MARTÍ

Vicente Pardina es el secretario general de FITEQA-CC.OO. (Federación de industrias textil-piel, químicas y afines) de Catalunya des de 2008. Durante el quinto congreso de la Federación celebrado en Mataró en noviembre de 2012 renovó su cargo con el apoyo del 81,21% de los votos. Química y textil han sufrido cambios importantes en estos últimos años pero no en el mismo sentido. Pardina se encarga de los dos sectores. Pero mientras la industria química en Catalunya no para de crecer, el textil ha decaído, principalmente, por la presencia del mercado asiático.

Según un estudio de la Cambra de Comerç, las exportaciones en Catalunya crecieron el 2011 superando las ventas estatales (53%-47% respectivamente). ¿Por qué es importante que las empresas catalanas piensen en clave internacional?

Las empresas de la química siempre han tenido una visión de internacionalización y, por tanto, han estado orientadas tanto al cliente interno local como al cliente externo. Dentro de la química hay distintos sectores y dentro de ellos hay algunos que están pensados solo para el consumo local y no para comercialización exterior. En un momento en que el consumo interno no es bueno, estas empresas están pasando dificultades.

Por lo que dice, ¿una parte de la industria química catalana depende del mercado español?

Una parte de ella sí y toda aquella parte relacionada directamente con el sector del auto, sobretodo componentes de plástico, estaría dentro del sector químico que está dirigido a clientes locales, como Nissan o Ford. Este tipo de empresas difícilmente pueden dirigirse a una exportación. Hay una parte importante de la química que su mercado sigue siendo local y hay otro tipo de empresas en el sector, con una tecnología más desarrollada, que trabaja para la exportación.

¿Qué posicionamiento tiene la química catalana a nivel global?

Es el 30% de la química del Estado español, de todos los sectores que están debajo del paraguas del convenio general de la industria química.

Sobretodo por la petroquímica de Tarragona.

No solo por la petroquímica, que es muy importante. Complejos como este también los hay en Huelva o en Andalucía aunque Catalunya siempre ha tenido un arraigo de la industria química muy relacionado con empresas importantes como Bayern. Siempre ha tenido una localización de carácter estratégico por lo que ha habido una concentración en el ámbito de Catalunya. Seguramente por la cultura emprendedora, por algunas facilidades de la administración y por ser un pueblo trabajador, como dice la leyenda. También hay una parte muy relacionada con el puerto, con la apertura al mar y faltaría completar el tema del eje mediterráneo.

Si la industria química catalana, una de las más potentes de Catalunya, representa un 30% del total del Estado, ¿se puede seguir afirmando, en este sentido, que Catalunya es la fábrica de España?

Yo no me atrevería a hacer una afirmación tan rotunda y contundente como ésta. Si tuviéramos que hacer un ranking de puntuación estaría en las partes más altas. Una parte de Catalunya podría ser eso, toda Catalunya comparada con alguna región del resto de España podría estar muy pareja. Eso sí, sigue siendo una zona geográfica estratégica y un elemento, des del punto de vista de exportación y de producto interior, muy importante en referencia a la balanza comercial que puede aportar a la riqueza del país tanto para Catalunya como para España.

La producción de la industria textil en Catalunya ha descendido en los últimos años por la aparición del mercado asiático. ¿Qué debería hacer dicha industria para recuperar el posicionamiento a nivel estatal y global?

Hay una diferencia muy importante entre el empresariado textil y el químico. En el sector químico quién toma decisiones son personas que ocupan una posición de determinado estatus dentro de la empresa pero no es su dueño y en el textil, por el contrario, la mayoría son dueños de las empresas. Éste último siempre ha convivido con la cultura del amo pero cuando cayeron las barreras arancelarias puso en evidencia un retroceso importante como país. Hoy alguna parte de éste sector está recuperando posiciones en el mercado mundial gracias al desarrollo de tejidos inteligentes y una apuesta por la innovación. El problema es que los costes pueden ser mucho más elevados que en Asia y el solo hecho de estar en Europa encarece el tipo de productos.

Hablando de las barreras arancelarias, si Catalunya en caso de una hipotética independencia no entrara en la Unión Europea, ¿qué pasaría con las estas empresas que viven de la exportación?

No tengo ni idea. No lo sabe nadie.

La Associació Empresarial Química de Tarragona (AEQT) descarta que les afecte “el ambiente político” porque el 60% de la producción se exporta.

Nadie sabe si entraremos directamente en la Unión Europea o si tendremos que esperar dos años des de la solicitud, como nos separaremos del Estado español y todo este tipo de cosas.

Ahora que el debate soberanista está abierto, se percibe cierta incertidumbre en algunas empresas. ¿Qué consecuencias puede comportar un clima de desconfianza de un país a las empresas?

Tanto las cosas que se dicen des de el Gobierno central como des de Catalunya, como que las empresas no invertirían aquí, no son verdad. Están jugando cada uno su propio papel. El capital es miedoso por definición y, por tanto, las turbulencias no le gustan. El capital cuando invierte quiere tranquilidad, unas reglas claras sobre las que moverse y, a partir de ahí, rentabilizar su dinero. En un sitio dónde haya una cierta convulsión habrá problemas sobre la mesa y habrá que tomar decisiones. También hay factores y variables de carácter político que incluso en eso es necesario lanzar mensajes para que sean en positivo. Al final, por ejemplo, el boicot al cava llevó a un incremento de las ventas.

Ganó las ventas al exterior durante el boicot y más tarde recuperó las del Estado.

Las marcas en Catalunya andaban preocupadas por la posible caída de ventas y pérdida de empleo pero el efecto fue el contrario.

Hay empresas que han manifestado que des de que el Govern ha abierto el debate soberanista han recibido amenazas de boicot o han empezado a notarlo. ¿Cree que dichos comportamientos son causa de la reticencia de los españoles al proceso soberanista o la crisis es un factor influyente?

A Isidre Fainé no le gusta el debate soberanista porque piensa en sus intereses fuera de Catalunya. Es evidente que Gay de Montellà también ha hecho declaraciones a favor del pacto fiscal y la Cecot, parece ser, lo mismo. En cambio, FemCat está a favor de la soberanía. ¡No sé qué pueden decir los espías con sus informes sobre eso!

¿Preocupa el debate soberanista a la industria química catalana o a la industria textil?

Yo no les he oído públicamente. Y no digo que en su junta directiva no hayan debatido ese tema. Depende más de la evolución del país en general y de los sectores.

No es lo mismo empresas identificadas como catalanas por los consumidores españoles como Freixenet, que una farmacéutica que produce en Catalunya.

La propia inversión que va a hacer Novartis en Barberà del Vallès podría haberse planteado hacerla en otro sitio pero aquí es donde les sale mejor por el mercado, el transporte, el consumo, etcétera. Dentro de la química hay muy pocos productos que se puedan identificar con marca de Catalunya, como La Caixa o Casa Tarradellas. No importa el debate soberanista sino de la falta de profesionalidad política.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s