Home

[Pots llegir la crònica en català aquí]

(Miércoles, 26 de febrero de 2014)Mobile World Congress

Algunos empresarios extranjeros no ven como un problema el proceso soberanista que vive Catalunya e, incluso, algunos se muestran convencidos de que irá a más

MARTA ESCOBAR MARTÍ

Lunes, 24 de febrero. Primer día de congreso. Termina una dura, pero “apasionante” jornada de trabajo. Los empresarios asistentes al Mobile World Congress se reparten por diferentes puntos de Barcelona y de poblaciones cercanas. A las 11 de la noche ya es hora de olvidarse del congreso, dejar de hacer turismo y cenar algo.

Coincido con dos empresarios de Lituania. Un es nativo de allí, Gintas, y el otro emigró de China, Santiago. Resulta que a su familia le gusta mucho la cultura española y por eso le pusieron ese nombre. No dejan de repetirme como agradecidos están con la gente de Barcelona porque dicen que los “tratamos muy bien” y que somos “muy simpáticos ” y “serviciales”.

Quiero saber qué opinan sobre la cuestión catalana y dejo caer alguna pregunta sobre el proceso soberanista. Gintas, que es el único que habla un poco de español, me mira sorprendido y me pregunta: “Pero… esto va en serio?”. Cree que todo es una historia que se han creado los medios de comunicación pero entiende que parte de la población quiera separarse de España. Recuerda la Vía Báltica que pasó por su país en 1989 reclamando el derecho de autodeterminación.

Santiago, por el contrario, no se extraña de la pregunta. Se siente “como en casa” manteniendo conversaciones de este estilo y cree que Catalunya “saldría adelante fuera de España”. Incluso hace un símil con China en la manera y las ganas de trabajar. Es consciente de que en Catalunya “son más trabajadores” y de que “hay más producción que en el resto de España”. Ve la capital catalana como un punto estratégico para las inversiones.

Llegan dos empresarios más. Cada uno de ellos tiene su propia empresa dedicada a la tecnología. Son de Eslovenia y son hermanos.  Matej y Miran. Se sientan con nosotros. Cuando pasa un rato, vuelvo a hacer la pregunta: ” Como empresarios europeos, ¿qué opináis del proceso soberanista?”. Todos están de acuerdo en que no será “un problema” para su negocio ni tampoco para las empresas extranjeras. Son de la opinión que a Europa tampoco le conviene poner palos en las ruedas porque Catalunya es “un lugar de paso para las exportaciones” y “un lugar estratégico” para las empresas.

Los hermanos eslovenos quieren conocerlo todo. Quieren saber cómo se vive el proceso en Catalunya, qué ambiente político y empresarial hay y muchísimas cosas más. Me acribillan a preguntas. Ambos creen que será un proceso lento pero que se acabará “consumando” y que “vale la pena que así sea” porque “Catalunya tiene mucho potencial” y “tiene la suficiente capacidad económica y empresarial para salir adelante sola”.

No quiero hurgar más. Con esto me puedo hacer una idea de qué piensa una parte del empresariado europeo. Aseguran que no dejarán de venir al Congreso Mundial del Móvil en Barcelona aunque sea la capital de un Estado independiente en España. Y lo que es más: no descartan hacer negocio con empresas catalanas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s